Comercio e industrias manufactureras aportan el 38 por ciento del PIB en 2017.

El Producto Interno Bruto de 2017 a precios de mercado fue de 21.921 billones de pesos, dio a conocer este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De esta cifra, el 67.8 por ciento lo aportó el excedente empresarial derivado de las actividades productivas, la remuneración de asalariados contribuyó con el 26.1 por ciento, y los impuestos a la producción de importaciones (netos de subsidios) representó el restante 6.1 por ciento.

De acuerdo con los resultados de las Cuentas de Bienes y Servicios 2017divulgados por el Inegi, los sectores por actividad económica que más aportaron a la generación del Valor Agregado Bruto del país fueron, el comercio al por menor y al por mayor, con 19.8 por ciento, y las industrias manufactureras con 18.2 por ciento.

Al sumar las contribuciones de estos sectores, se observa que el 38 por ciento del PIB mexicano ‘recae en los hombros’ de estas actividades.

Durante 2017, las actividades terciarias, que son todas aquellas que engloban los servicios, continuaron siendo el principal motor de la economía nacional, al contribuir con el 63.9 por ciento del Valor Agregado Bruto.

Luego del comercio, los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles son la actividad terciaria que más aporta a dicho sector, con un 10.6 por ciento.

A ella le siguen los transportes, correos y almacenamiento (6.4 por ciento); los servicios financieros y de seguros (4.1 por ciento); los servicios educativos (4 por ciento) y las actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (3.9 por ciento).

Las actividades secundarias participan con poco más de un tercio en la economía mexicana, y aunque las industrias manufactureras son su mayor contribuyente, la construcción aporta el 7.9 por ciento, la minería proporciona el 4.4 por ciento y las utilities (agua, gas y energía eléctrica) proporcionan el 2.1 por ciento.

Por su parte, las actividades primarias, aquellas que engloban a la agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza, aportan el 3.6 por ciento del PIB mexicano.

El órgano estadístico también reveló que el consumo de los hogares y de las Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL) totalizó 14.507 billones de pesos corrientes en 2017, gasto que fue distribuido principalmente para la adquisición de alimentos y bebidas no alcohólicas con 24.3 por ciento del total; transporte (18.3 por ciento), y alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (17.6 por ciento).

En menor proporción, el gasto se efectuó en bienes y servicios diversos (10.5 por ciento); muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar (5.7 por ciento); recreación y cultura (5.5 por ciento); en restaurantes y hoteles (4.9 por ciento); en salud (3.5 por ciento); bebidas alcohólicas y tabaco (3.1 por ciento); prendas de vestir y calzado (2.9 por ciento); comunicaciones (2.2 por ciento), y en educación (1.4 por ciento).

Inegi también informó que, en 2017, el número de ocupaciones remuneradas dependientes de la razón social aumentó 1.1 por ciento respecto al año previo.

Los sectores con la mayor participación laboral del año fueron las industrias manufactureras (15.3 por ciento); los servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (12 por ciento); comercio al por mayor y al por menor (11.8 por ciento); construcción (11.6 por ciento); otros servicios excepto actividades gubernamentales (9 por ciento); actividades primarias (7.9 por ciento) y las actividades legislativas y gubernamentales con 7.1 por ciento.

Fuente: El Financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *