México tiene una gran oportunidad con regla de origen del USMCA.

Para ayudar a que las empresas de autopartes mexicanas aprovechen las oportunidades que ofrecen las nuevas reglas de contenido regional establecidas en el Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá (AMEC), será clave impulsar desde ahora una nueva política industrial en el país, aseguraron especialistas.

En entrevista, Miguel Ángel Landeros, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (COMCE) Occidente, dijo que si no se construye una nueva estrategia manufacturera se perderá la oportunidad de atraer inversiones.

“Tenemos industria de autopartes, que son empresas que se meten de lleno a la cadena de suministro en sus tres niveles, y aquí el tema es que el contenido regional subirá de 62.5 a 75 por ciento. Esto es una gran oportunidad para que las empresas se metan de lleno a la proveeduría, pero si no llegamos a convertir a esas empresas con una política industrial de mediano y largo plazo a partir de ya, nada más vamos a ver pasar (la inversión extranjera) a Estados Unidos y Canadá. Hay una gran oportunidad, un gran reto, pero también una gran amenaza”, expuso.

De acuerdo con el empresario, la nueva política industrial debería considerar aspectos como financiamiento más accesible para las pequeñas y medianas empresas.

“Financiamiento oportuno y rápido para que las pequeñas y medianas empresas puedan crecer, esos préstamos tienen que ser para compañías que tienen un buen proyecto y sus garantías no son suficientes para que los bancos las apoyen, además el costo del financiamiento es muy alto, por eso la reforma financiera se tiene que revisar y tiene que funcionar para que se modifique el marco legal”.

Landeros consideró que el periodo para que las firmas del sector se adapten al nuevo contenido regional es muy corto y estimó que un plazo razonable habría sido de cinco a siete años. “Además tenemos que competir contra dos cosas: los salarios que fueron parte de este acuerdo y la reforma fiscal en Estados Unidos, que es otro obstáculo”.

Por otra parte, Kenneth Smith, funcionario de la Secretaría de Economía, dijo en entrevista que “es muy importante acompañar todos los esfuerzos de apertura comercial con políticas activas a nivel doméstico de promoción de la competitividad… nosotros sí vemos buenas oportunidades y por supuesto el próximo gobierno trabajará tanto a nivel federal como estatal en definir cuáles son las políticas de competitividad”.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, también se pronunció a favor de atender al sector automotriz con laimplementación de políticas públicas.

“Tenemos que buscar política pública interna que les permita disminuir sus costos para poder absorber el 2.5 por ciento de impuestos para sus exportaciones”, puntualizó.

Según información de la Secretaría de Economía, 70 por ciento de las exportaciones automotrices de México cumplirán con las reglas de origen del sector automotriz una vez que entre en vigor el AMEC.

Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), dijo a El Financiero que las empresas de autopartes deberán aprovechar la inversión que hagan las empresas asiáticas y europeas para expandir sus cadenas de producción en Norteamérica para cubrir los lineamientos del nuevo acuerdo comercial de la región.

“Alrededor de 90 por ciento de las empresas de autopartes cumplen con la regla de origen y hay un margen para que el resto de las compañías se defienda. El nuevo acuerdo fue favorable para México, desde el punto de vista de autopartes estamos conformes con lo negociado por parte del gobierno con reglas de origen, acceso a mercado, facilitación aduanera y todo lo que concierne a la industria”, expresó Albín.

Estimó que habrá un crecimiento de 10 por ciento en el valor de la producción nacional de autopartes en los tres años posteriores a la implementación del nuevo acuerdo de América del Norte, por lo que ésta podría superar los 100 mil millones de dólares.

En el mismo periodo, añadió, se crearían alrededor de 80 mil empleos directos.

Fuente: El Financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *