Transporte de carga autónomo en México es posible, pero…

Los vehículos autónomos tienen el potencial de aminorar costos y hacer más eficiente la exportación de bienes alrededor del mundo, más allá de sólo cambiar la manera en que las personas se transportan, según un estudio de la consultora Pricewaterhouse Coppers (PwC).

Para 2030, la automatización de procesos y de vehículos de carga reduciría los costos de logística en 47%, de acuerdo con el análisis Global Truck Study 2018, de PwC. Esta eficiencia se lograría por dos principales razones: el recorte en capital humano y el aumento en el tiempo de operación del vehículo.

De acuerdo con dicho estudio, la industria de transporte requeriría menos personal en la mayoría de sus procesos, desde conductores hasta personal administrativo, lo cual reduciría los costos 80% en este rubro. Aunado a esto, se estima que un vehículo de carga autónomo se mantendría en circulación 78% de su vida útil, por encima del 29% actual, debido a los descansos que necesitan tomar los conductores para cargar y descargar un producto.

Esto representa una oportunidad para México, donde 65% de los bienes exportados se mueve por carretera, lo que equivale a más de 155,000 millones de dólares, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de enero a julio de este año.

A decir de Carlos Zegarra, socio de Management Consulting de PwC, el potencial de ahorro con vehículos autónomos en México sería similar al 47%, pero hay retos adicionales.

“El nivel de adopción (de vehículos de carga autónomos) en México va a ser más lento. Habrá aspectos que se requieren cumplir previamente en nuestra región para que estos cambios se den más rápidamente, pero será una industria que evolucione”, consideró el especialista.

Uno de los primeros obstáculos para nuestro país es la falta de una regulación e infraestructura necesaria para la adopción de vehículos autónomos.

De acuerdo con el Autonomous Vehicles Readiness Index 2018, de la consultora KPMG, México es uno de los países menos preparados en cuanto a políticas públicas, tecnología, infraestructura y aceptación del consumidor de vehículos autónomos, con lo cual se ubica en el penúltimo lugar de 20 países evaluados por la compañía.

“El actual entorno económico y político del país crea barreras para emprender acciones afines a la adopción de vehículos autónomos en un futuro cercano. México tiene los puntajes más bajos en asociaciones de la industria, centros de investigación y desarrollo, así como en desarrollo de patentes e inversiones”, explica el documento, que además hace énfasis en la falta de pruebas de estos vehículos, lo que incide en la aceptación del consumidor

Con esto coincidió el especialista de PwC, al considerar que la industria mexicana no está realizando las inversiones necesarias todavía. “Las inversiones que se están haciendo son para automatizar partes aisladas de nuestra cadena, y el gran desafío que tenemos es cómo integrar de forma armoniosa, inteligente y estratégica toda nuestra cadena de suministro, por lo que tenemos todavía una brecha que cerrar en nuestro país”.

No obstante, el Foro Económico Mundial ve con buenos ojos a nuestro país pues hay disponibilidad de tecnología para crear un entorno automatizado. Y es aquí donde México debería redoblar esfuerzos, consideró Zegarra.

“Entre los desafíos que van a tener los fabricantes de vehículos está incluir más aspectos de software que lo que se está teniendo en este momento. El software y los sensores son un cambio importante que se va a ver en los próximos años en la fabricación de estos autos”, agregó el analista.

Fuente: Expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *